• Glow

Perdón Chad.


Creo que sería redundante decir que actualmente soy estudiante de maestría en el Departamento de Psicología (si no lo has averiguado a estas alturas, bueno, es triste, así que sólo asiente y di que lo has hecho). La razón por la que traigo esto a colación es porque el semestre pasado tomé una clase de Desarrollo Humano (que trata,¿¡Que!?, de cómo los humanos se desarrollan a lo largo de su vida) y aunque aprendí mucho, hay una lección que realmente me impactó. La profesora repitió este tema durante todo el semestre. Decía que hay tres tipos de desarrollo: el desarrollo físico (que abarca desde el feto en el vientre materno hasta la disfunción eréctil de la vejez), el desarrollo cognitivo (que abarca todo lo que tiene que ver con el razonamiento y el pensamiento, así que básicamente desde que pensabas que el Papá Noel del centro comercial era un ser mágico hasta que te das cuenta de que no era más que un hombre en un traje de gordo, al que le gustaban demasiado los niños), y el desarrollo psicosocial (que básicamente es un término elegante para definir el ser social y satisfacer esa necesidad social, mientras se convive con los demás; así es como desarrollamos la empatía, entre otras cosas). Ahora bien, lo curioso es que el ser humano sólo puede desarrollar una de estas áreas a la vez (al menos con éxito), y antes de que pongas los ojos en blanco y digas que esto es una blasfemia, lo que mi profesora está diciendo es que sólo puedes centrarte en el crecimiento de una de estas áreas a la vez. Al igual que ser multitareas es técnicamente un mito, también lo es ser perfecto.


Lo que me lleva a esto...


Estoy harta. Es repulsivo, nauseabundo, incluso agotador. Vivo en una sociedad en la que el desarrollo físico es alabado once veces más que sus contrapartes. Vivo en una sociedad en la que se nos obliga a tragarnos una cultura de dieta, por la apariencia física. Ya puedo oírlo:

"No Glow, estoy tratando de ser saludable". "No Glow, lo hago por mí". Si eso es cierto, bien por ti; una vida sana es una buena vida y todas esas mierdas geniales. Sin embargo, quiero hablarles a quienes lo hacen por validación extrínseca. A quienes quieren perder peso para atraer la mirada masculina y avergonzar a otras personas. A los que sienten la necesidad de decir "que lechona" cada vez que una persona ingiere cualquier tipo de alimento. A los que están condicionando a las nuevas generaciones a tener una relación insana con la comida. A los que sienten la necesidad de comentar acerca de los cuerpos de las personas. Y a los que piensan que el ejercicio es la solución a los problemas de todos. A ellos les digo...


¡Qué carajo!


¿Entiendes lo imbécil y simplista que estás siendo? Si a estas alturas no te has dado cuenta de que una de nuestras necesidades más básicas es la alimentación, te mereces el insulto (y no te mientas, ya sabes quién eres). Y el hecho de que me haya dado cuenta de que muchas mujeres intentan satisfacer la expectativa delirante que la sociedad tiene hacia la forma femenina a estas alturas, refleja mal nuestro sistema educativo. Así que aquí tienes la primera lección.



Lección # 1 Es un problema real


Un estudio realizado entre estudiantes de primer año en nueve recintos de la Universidad de Puerto Rico encontró que el 3.24% de los estudiantes reportó síntomas de anorexia nerviosa y el 9.59% reportó síntomas de conductas alimentarias distorsionadas. Mientras tanto, otro estudio que también se realizó en la UPR en el 2010 reportó que el 14.71% de los estudiantes sufría de algún tipo de trastorno alimenticio. Este % se basó en una muestra de 2163 estudiantes. Sin embargo, los investigadores creen que muchos de los participantes no contestaron con la verdad por temor al estigma de tener dicho trastorno, por lo que el porcentaje debió ser mayor. No me estoy quejando por quejarme. Partiendo del hecho de que la muestra del estudio era bastante pequeña, comparada con la inexistencia de un estudio en toda la isla, estos resultados son bastante alarmantes.


Lección # 2 Diferentes cuerpos tienen diferentes necesidades


Realmente no es un concepto tan difícil. Incluso el Dr. Oz lo entiende. No hay una dieta que sea mejor que la otra. Los veganos no son mejores que los vegetarianos. Los vegetarianos no son mejores que los omnívoros. Diré que la dieta Keto me parece una locura, pero si eso es lo que tu cuerpo necesita, que así sea. Encontré esta extraña historia sobre el Dalai Lama y cómo tuvo que cambiar su dieta porque su cuerpo no respondía bien al veganismo y, vaya, a mí me pasó lo mismo. Sin embargo, no voy por ahí diciendo que el veganismo es una estafa o que comer carne es pecado, principalmente porque tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo. El caso es que no apruebo que se comenten los hábitos alimenticios de la gente. Una vez más, no veo el puto sentido de hacerlo. Sin embargo, veo este tema recurrente de proyectar en los demás los deseos de auto-negación, como un vergonzoso comentario pasivo-agresivo. Por ejemplo, digamos que alguien está a dieta y te ve comiendo un donut glaseado de chocolate. En lugar de admitir que se le antoja ese donut, decide decir: "Uf, yo nunca podría comer ese donut tan graso, me hincharía durante un mes". ¿Por qué acaban de arruinar tu indulgente y etérea experiencia del donut? Sí, esa es mi pregunta también. Se podría decir que este planteamiento es un mecanismo de supervivencia muy limitado, incluso ignorante, porque muchas personas discapacitadas tienen que comer ese "donut graso y de chocolate" para llegar a su cuenta de calorías de supervivencia. Lo creas o no, a muchos de nosotros nos cuesta mucho comer. Y lo creas o no, muchos de nosotros nos sentimos culpables por comer. Lo que nos lleva a...


Lección # 3 Cultura dietética y discapacidad


¿Qué clase de bloguera discapacitada sería si no hablara de la comunidad de discapacitados? Por si no te has dado cuenta, aquí no hablo de salud. Cuando la gente cambia sus hábitos alimenticios por motivos de salud, se nota porque se siente genuino. Hablo de la presión mediática que nos bombardea para que hagamos ejercicio todos los días, comamos lo que esté de moda y tengamos un aspecto determinado para lucir bien unos pantalones de tiro bajo (¿cómo llegamos ahí?). He sido muy abierta sobre mi relación poco saludable con la comida mientras crecía. Cuando tenía 15 años tenía náuseas cada vez que comía, hasta el punto de que técnicamente vomitaba. Digo técnicamente porque en ese momento no podía vomitar físicamente, así que mi padre, sin saber por qué tenía náuseas, me lo extraía con una jeringa a través de la sonda gástrica (en ese momento ni siquiera tragaba la comida). Yo era una niña regordeta cuando pequeña, acababa de perder todo ese peso tras una operación y no quería volver a ganarlo.

Por lo tanto, no tener control sobre lo que comía debido a la sonda gástrica, me estresaba mucho, por no decir otra cosa. A día de hoy, sigo luchando con lo que sea que fuera, aunque estoy mucho más saludable. Yo, al igual que muchas personas con discapacidades físicas, tenemos ese miedo constante a ser demasiado pesados para ser ayudados y manejados por nuestros cuidadores. Así que cuando las personas cercanas a nosotros deciden comentar sobre nuestro heredado y saludable culo puertorriqueño, digamos que no les sienta bien. O cuando la gente cercana a nosotros siente la necesidad de decir: "¿Seguro que sigues siendo talla M?", nos dan ganas de disparar láseres por los ojos porque ¿POR QUÉ LE DICES ESO A NADIE? Porque comentarios como ese no sólo afectan a las personas con discapacidad en un sentido práctico, sino también en nuestra profunda y arraigada inseguridad de no ser nunca aceptados en la sociedad. Las personas con discapacidades físicas ya se sienten desconectadas con su cuerpo, así que presentarnos una meta inalcanzable se siente como una especie de castigo de un drama griego. Como si estuviéramos empujando una roca hacia arriba en una montaña interminable. Y antes de que alguien diga "pero Glow, esto no se aplica a ti", no me digas Chad, (es sólo un nombre desagradable), ese es el punto. La cultura de la dieta y la expectativa de un cuerpo ideal nos impide PARTICIPAR O SER VISTOS COMO IGUALES en un contexto social. Lo que me lleva a...


Lección # 4 ¿Así que estás buena? ¿Qué más tienes?


Soy una persona de moda. He dedicado una gran parte de mi vida a hacer que la gente se vea bien. Entiendo que, aunque no hay que juzgar un libro por su portada, ésta tiene que ser atractiva. Ahora bien, esto es lo curioso: tiene que haber páginas entre ambas portadas para que sea un libro. Si no, es un puto panfleto. Me he encontrado con mucha gente que tiene un exterior increíble, estoy hablando de una puta de tapa dura, pero cuando lees las páginas parecen un secuaz de Andrew Tate... son tontos de remate. Esto se aplica a los hombres, mujeres y no binarios. Todo lo que estoy tratando de decir es que podemos notar cuando tu único propósito es ser validado por otros debido a tu apariencia física. Sin embargo, lo que creo que el mundo no parece entender, es que estos rasgos físicos idealistas no significan nada sin profundidad. No me malinterpretes, me gusta un hombre tipo dios griego, de 1,80 metros tanto como la siguiente perra sedienta (lo digo en broma…). Sin embargo, si no puede recitar conmigo el tema de los Muppets mientras recorre el pasillo de los dulces, no lo quiero. La cubierta de un libro se desvanece con la edad, pero las palabras que hay entre ellas duran toda la vida.


P.D. Al hombre que escribió el estúpido párrafo de respuesta en la página de Facebook de mi amigo sobre mi última entrada en el blog (creo que te llamas Larry), sólo tengo una cosa que decir: ¡Fo!





31 views1 comment

Recent Posts

See All