• Glow

¡ DE P#T@ MADRE , LO LOGRÉ!


¡DE P#T@ MADRE! ¡LO LOGRÉ! Lo hice, ¡conseguí entrar en el Programa de Maestría en Consejería Psicológica! No sólo eso... en una institución muy competitiva. Es decir, no es Harvard, pero estaba muy segura de que no iba a entrar, lo que es el tema de esta entrada

de blog. Siento que Dios, el Universo, Buda, las cartas del Tarot, San Benito, o lo que sea en que hayas elegido creer o no creer, acaba de enseñarme una lección intensa. Sin juego de palabras. Empecemos desde el principio.

Estudié marketing, es decir, esa es mi licenciatura. Sin embargo, después de una crisis existencial, decidí que quería ayudar a la gente de una manera más íntima y compleja; decidí que quería cambiar mi camino (esta vez a propósito). Así que tomé la audaz decisión de comenzar a buscar instituciones en Puerto Rico, donde pudiera obtener mi Maestría en Consejería Psicológica. La primera opción obvia y grandiosa fue... llamémosla Universidad de Hogwarts. Desgraciadamente, me sentía demasiado insegura para solicitar ahí. Quiero decir, es la maldita Universidad de Hogwarts. Lo que hacen es psicología y yo no creía que fuera... lo suficientemente buena. Esto suena muy cursi y me dan náuseas, pero es cierto. Así que, en lugar de eso, decidí solicitar admisión en... llamémosla Universidad de Durmstrang (¡cabeza duras!). Me sometí a una experiencia traumática en la que acabé cuestionando mi valía, no sólo como estudiante sino también como ser humano. Si quieres saber más, lee "!Hey, Estoy Viva!".

Pero en pocas palabras, exageraron mi discapacidad y la hicieron parecer como si fuera, una vez más, una carga. Mi capacidad intelectual no importó. Todos los logros de mi vida no importaron. Lo que quería hacer con mi maestría NO IMPORTÓ. Me trataron como si fuera una mierda, y empecé a creer que lo era, porque si un programa que se basa en observar el razonamiento y el desarrollo de la cognición, a la vez que comunica empatía y amplitud mental, no creía que yo fuera suficiente, pues qué en el inframundo de Draco Malfoy he estado haciendo yo durante los últimos 25 años. Es decir, esto es lo que hago: Observo, pienso y, por desgracia, a veces juzgo (o sea soy de mente abierta cuando lo hago). Revelación: No me aceptaron, lo que me hizo pensar "Hemos llegado tan lejos, que bien podríamos ser rechazados en una escuela que sí valga la pena".

Así que apliqué para Hogwarts, tomé unos requisitos previos, y gestioné mi nuevo trastorno por estrés postraumático (TSP) producto del violento rechazo. NO creo haber estado tan nerviosa nunca antes. Toda la semana anterior a la entrevista sentía ganas de llorar. Solo con que alguien me mirara, me echaba a llorar. Después de eso, estoy segura que el día de mi boda será un trozo de torta de melaza (me estoy divirtiendo mucho con estas referencias.) El día de la entrevista, decidí vestirme como corresponde. No digo que no lo hiciera para la primera entrevista; simplemente me incliné por parecer accesible la primera vez, como pensé que era lo apropiado. La segunda vez, sin embargo, me vestí como una auténtica profesional... con un toque de GLOW. Hablamos de unos botines nude, unos pantalones ajustados de cuero negro, un cuello alto negro y un blazer nude con los hombros bordados. ¿Qué te puedo decir? Esto es importante para mí.

Me sentí muy cómoda. Y lo que es más importante, me hicieron sentir cómoda. La gente del Departamento de Admisiones se aseguró de que todo el proceso fuera accesible. Las preguntas que hicieron eran muy relevantes para el campo. Y me sentí animada a ser yo misma. No se habló en absoluto de lo que puedo o no puedo hacer físicamente. Me evaluaban por mi potencial cognitivo y mi ambición. Se podía sentir la empatía en el aire. Lo que es el objetivo de la profesión: ser empático, de mente abierta y de buen corazón. ¿Alguna vez has salido de una cita pensando "Coño, ¡Esto salió muy bien!"? Eso es exactamente lo que sentí después de esta entrevista. Y la parte mágica (volviendo a los juegos de palabras de magos), ellos sintieron lo mismo; pude sentir la emoción cuando la jefa del Departamento me llamó y me dijo que me habían aceptado con una de las puntuaciones más altas. "Glow, parece que te estás regodeando". Eso solo demuestra que "tienes el rango emocional de una cucharilla" (agradézcanle a Hermione Granger esa frase). No me estoy regodeando, ¡me estoy sanando!

Y aquí está el fragante excremento de centauro que la gente llama “la moraleja de la historia”. Creo que esto sucedió por una razón. Si no es así, me alegro de que haya pasado. Así es, me alegro; me alegro de haber caído en una depresión mórbida (no, ese no es el término clínico; esto no es Medline Plus, no me cites). La razón por la que me alegro es porque tuve que tocar fondo para ver que, irónicamente, era yo la que me subestimaba. No habría ocurrido si hubiera reconocido mi potencial desde el principio. Me habría limitado a solicitar el ingreso en Hogwarts.

Dicho esto, ahora estoy aplicando esta lección de vida a todos los aspectos de mi vida. A partir de ahora, no me cuestiono mi valía, sino la tuya. A partir de ahora, no me cuestiono si soy (o no) suficientemente digno de estar en tu programa, sino que me cuestiono si tu programa es digno de mí. A partir de ahora, no me cuestiono si soy (o no) digna de tu amor y afecto; en cambio, me cuestiono si tú eres (o no) digno del mío. A partir de ahora, ya no me cuestiono si merezco (o no) un puto tratamiento médico adecuado; en su lugar, me cuestiono si eres (o no), un puto buen médico para empezar. Porque, a partir de ahora, me veré a mí misma como El Niño Que Vivió.





12 views0 comments

Recent Posts

See All