• Glow

Coquetea y no Des Marcha Atrás



Déjame pintarte una imagen. Es viernes por la noche y estás arrastrando a tus amigos a un bar porque sabes que has estado trabajando fuertemente en tus exámenes de medio semestre y que un poco de tiempo libre te hace bien. A medida que el bar se hace más ruidoso tú cuentas los tragos de tus amigos, porque es todo lo que puedes hacer en este punto. Nadie te puede oír. Entonces te das cuenta que alguien te está observando. Y ¡carajo! Es lindo. Tus ojos y los de él se cruzan atravesando el bar, y le dedicas tu sonrisa coqueta mientras te alejas. Tratas de calmarte, aunque estás 98% segura de que va a hablarte (qué te puedo decir, eres una mujer con confianza) El está mirándote, es evidente. Finalmente, se pone en camino hacia ti, y entonces, cuando volteas hacia él, solo sigue caminando. Camina hacia la puerta y sale, sin siquiera dedicarte una mirada.

Sé que querías que esta historia tuviese un final diferente, pero esta vez no lo tuvo. Está bien, sin embargo, porque estoy acostumbrada a ello. Fíjate, basada en mi experiencia no sé cuándo la gente está coqueteando, porque el coqueteo se diluye en el charco que bobadas que la gente me dice diariamente. El coqueteo se esconde detrás de la compasión que los extraños me tienen. El coqueteo está atado a la mera curiosidad que vive dentro de la sociedad, cuando se trata de mujeres discapacidades físicas. En otras palabras, un chico en el café haciendo demasiadas preguntas sobre mí es sólo eso. Otro pendejo.

Sé lo que estás pensando: “Deberías iniciar tú, coquetea primero, ve por ello, chica”, toda esa mierda. Bueno, es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Por qué? Porque probablemente ellos no me ven de esa manera (Si tienes alguna duda, revisa mi artículo sobre sexualidad). Por lo tanto, todas las cosas descaradas que le diga van a pasarle por encima. Es por esto que las mujeres con discapacidades físicas tienden a ser más directas cuando coquetean. Confía en mí, funciona. No te estoy aconsejando que seas vulgar sólo que digas, ya sabes, lo que tienes en mente. No me malinterpretes. No soy ninguna experta, en absoluto. Pero recientemente me he dado cuenta que si no va a funcionar, es mejor saberlo lo antes posible. Tiendo a ser tímida a veces, como un mecanismo de defensa para las áreas grises en una conversación, pero eso usualmente se voltea en mi contra y me muerde el trasero. Por lo tanto, aun cuando el tímido juego es muy tentador y que te has convencido que esa es la razón por la que lo juegas, te aconsejo, Maggie (probando un nombre para la chica de 16 años), que deberías aceptar el hecho de que temes el rechazo porque eso es simplemente humano. Mientras más rápido hagas esto, más pronto te darás cuenta de que en realidad no hay nada más traumatizante que recibir catorce puntos sin anestesia en la herida abierta de tu espalda. En otras palabras “Sólo te veo como a una amiga”, es una cortadura con papel en comparación a todo lo que has tenido que experimentar. Así que, no tengas miedo de dibujar en ese papel, y dejar tu marca. Haz que él, o ella, te recuerden como la chica que no tuvo miedo de decir lo que pensaba.

9 views

© 2018 Glow Rivera-Casanova